Hablar en público, pierde el miedo en 9 pasos

Hablar en público en 9 pasos

Hablar en público es una de esas habilidades que, aunque a todos nos gustaría tenerla, pocos la tienen. Por desgracia se le ha prestado poca o ninguna atención a nivel educativo y formativo. Por un lado la educación reglada (al menos en España) ni siquiera lo contempla en currículo formativo. Más lamentable aún es el caso de la formación universitaria que, a diferencia de otros países (sobretodo anglosajones), no dedica tiempo a las técnicas de exposición oral. Está claro que el panorama es desalentador.

Como vas a comprobar en psicologiate.com tenemos formación y mucha experiencia en este tema. Por suerte vamos a ir desgranando poco a poco todos los secretos que te ayudarán a superar el miedo a hablar en público.  Y, lo que es más, podrás convertirte en un verdadero experto en transmitir a los demás exactamente lo que quieras.

¿Por qué nos cuesta tanto hablar en público?

Veamos las causas por las que tenemos miedo antes de entrar en como superarlo.

El miedo a hablar en público es conocido como glosofobia (del griego glosso lengua y fobos miedo). Es algo muy común entre la población ya que, como hemos comentado un poco más arriba, a diferencia de otros miedos este no se nos ha enseñado a dominarlo.

Es algo muy común tener miedo a hablar en público ya que, a diferencia de otros miedos, este no se nos ha enseñado a dominarlo.

¿Cuál es entonces el problema? ¿Qué nos lleva a que nos tiemblen las piernas, sudemos como locos y apenas nos salga un hilillo de voz?

Miedo al rechazo

Es posible que te haya pasado que has evitado alguna situación por miedo a que te dijeran No. Bueno pues no te preocupes por que es algo normal. Todos sentimos miedo a ser rechazados. Cuando sentimos que alguien nos está evaluando empieza a recorrernos un frío a lo largo de la espalda y sentimos la necesidad imperiosa de huir. Por suerte normalmente no hacemos esto. Los miedos tienen una función: nos mantienen despiertos, en alerta y a salvo. Por tanto después veremos como puedes utilizar el miedo al rechazo en tu beneficio.

En caso de que este miedo sea tan intenso que no lo pudieras controlar sería conveniente que contactaras con un especialista.

Miedo a quedarse en blanco

Quedarse en blanco puede causarnos pánico cuando estamos ante personas a las que queremos impresionar o convencer de nuestros argumentos. Aunque este miedo es muy común  muy común, es uno de los más fáciles de subsanar y dominar.

Miedo al fracaso

¿Quién no tiene miedo al fracaso? Cuando vamos a una entrevista de trabajo, cuando nos declaramos a esa persona querida o cuando nos enfrentamos a un examen. En todos estos casos el miedo al fracaso está presente. En lo que tiene que ver con hablar en público los miedos más comunes son 2:

  1. No saber si el mensaje que estamos transmitiendo es importante. Si no estamos muy seguros de que de lo que vamos a hablar es importante para nuestro auditorio la alarma del miedo saltará en un instante.
  2. No saber si lo estamos transmitiendo bien. Esto puede hacer que tengamos menos confianza en nosotros mismos y convertir nuestra presentación en un círculo vicioso de nervios.

Como ves el miedo al fracaso tiene que ver con la falta de información previa (“no saber”).

9 pasos para acabar con el miedo de hablar en público

Como ves, todos tenemos que luchar con nuestro miedos. Esos fantasmas nos aterrorizan y vienen cuando más susceptibles estamos. Veamos por tanto que podemos hacer para superar el miedo. Seguro que estos 9 pasos que te mostramos a continuación te sirven de ayuda.

Antes de la presentación

La preparación es fundamental. Es lo que nos va a dar seguridad, confianza y eliminará algunos de los miedos que hemos analizado:

Paso 1: Estudia el tema en profundidad

Dedica el tiempo que sea necesario a explorar e investigar todo lo que tenga que ver con el tema. Esta será la clave que te dará la confianza necesaria para que, cuando te quedes en blanco (que te quedarás) recuperes el hilo. Normalmente hablando con alguien de un tema que nos gusta y que por tanto conocemos no nos preocupa perder el hilo de la conversación. Lo mismo ocurrirá cuando expongamos un tema en público. No escatimes tiempo en esto, una buena base creará los cimientos para una buena exposición en público.

Paso 2: No memorices

Parece una locura ¿verdad? Pues está demostrado que memorizar un discurso entero lo único que conseguirá es que tengas más miedo a fracasar. ¿Por qué? Sencillo, si memorizas algo y “por casualidad” se te olvida los nervios empezarán a hacer de las suyas y conseguirán paralizarte.

¿Qué hacer entonces? Dado que ya has estudiado el tema en profundidad prepárate un buen bosquejo. No lleves todo escrito, solo las ideas que quieras destacar, los ejemplos que vas a poner y las indicaciones que necesites. Si no te atreves a hacer esto y lo escribes todo te aconsejo que utilices distintos colores para subrayar en tus notas. Con esto conseguirás de un vistazo ubicarte.

Paso 3: Practica lo suficiente

Con esto no quiere decir que repitas una y otra vez tu presentación (recuerda no hay que memorizar). La práctica conseguirá que afiances verbalmente lo que ya tienes en tu cabeza y en tus notas. Por eso hazlo en voz alta. Si pueden escucharte otros mejor que mejor. Hazlo ante un espejo para ver como te mueves y gesticulas. Es verdad todo esto da un poco de vergüenza pero conseguirás superar el miedo más complicado: el miedo al rechazo.

Durante la presentación

Como ves la preparación es muy importante. Pero veamos ahora que puedes hacer cuando llega el momento de actuar. Sigue estas recomendaciones y verás como lo logras.

Paso 4: Antes de empezar… respira

Una vez que subas a la plataforma, te sientes en la mesa o estés ante el atril no comiences corriendo la presentación. En primer lugar colócate bien, comprueba que el micro (si lo hay) esta a la altura correcta, comprueba tus notas, mira al público tranquilamente y sobretodo respira profundamente un par de veces. Cuando tengas el entorno controlado notarás como, aunque seguirás con nervios serán mucho menos acusados que al principio. No te preocupes por perder unos segundos, es más importante estar relajado que comenzar a hablar si tener controlado el espacio.

Paso 5: Pausas

Haz pausas. Habla pausado. Hablar rápido es un síntoma de estar nervioso y el público lo notará. Quizás de esta manera no des tanta información, pero normalmente no hace falta, menos es más. Por otro lado si hablas con pausas cuando te quedes en blanco (que te repito: te va a ocurrir) estarás tranquilo y podrás dedicar tiempo a ubicarte en tus notas para seguir con la exposición.

Paso 6: Mira al público

¡Qué difícil es esto! ¿Verdad? Pues es tremendamente necesario. Por un lado porque así verás que expresiones tienen y si necesitas dar más énfasis a la presentación o si se han perdido. Y por otro lado también parecerá que estás menos nervioso ya que si tienes la mirada puesta en las notas darás a entender que no controlas el tema o que te supera la situación. Además cuando hagas contacto visual procura enfocarte en una persona o grupo de personas específico al menos durante una frase, que no parezca que miras a la nada.

Después de la presentación

Tras finalizar tu discurso o exposición llega el momento del análisis.

Paso 7: Evalúa tu éxito

Pese a que seguro que has cometido varios errores el finalizar una presentación ya es un éxito en si mismo (no todo el mundo lo consigue). Por tanto una vez salgas del foco de atención analiza mentalmente. ¿Qué te ha ido bien? Piénsalo para volver a utilizar esas técnicas.¿Qué es lo que no te ha ido tan bien? Cuando se aprende de los errores se suele asentar la información mucho más que de los aciertos.

Paso 8: Pide consejo

Es muy probable que no vayas solo a tu presentación. Si puedes lleva a alguien de confianza que te hable sin tapujos hazlo. Muchas de las cosas que hacemos (bien y mal) no las vemos. Por eso las palabras y el consejo de alguien de confianza pueden enseñarnos tanto o más que nuestro propio autoanálisis.

Paso 9: Ponte objetivos

¡Prueba superada! Has conseguido hablar en público y has salido vivo ¡enhorabuena! Seguro que ahora estás un poco menos nervioso. No dejes de practicar y de ponerte retos, de esa forma los miedos poco a poco se irán disipando (nunca del todo) y dominarás un arte que poca gente domina en este país.

El poder de la comunicación

El habla es una poderosa arma. En las “manos” adecuadas puede conseguir remover los sentimientos, motivos y acciones de quien nos escucha. No en vano cualquier personaje público entrena y se prepara para ello (con resultados dispares). No dejes de hacerlo. Desde aquí vas a seguir encontrando consejo útiles que te harán llegar al éxito al hablar en público.

¿Te ha gustado la entrada? Todo esto lleva mucho esfuerzo, solo te vamos a pedir que la compartas en las redes sociales o que comentes, con eso nos ayudarás a seguir creando contenido de calidad.

Infografía: 9 pasos para perder el miedo a hablar en público

Hablar en público infografía 9 pasos para perder el miedo

Deja un comentario